Edouard Martinet, es un talentoso artista nacido en Le Mains, Francia en 1963. Estudió arte en ESAC, París y se graduó en 1988.

Edouard, tiene el talento para transformar los objetos cotidianos que se encuentran en los mercados de pulgas y las ventas de coches de arranque, en verdaderas obras de arte. Trabajando con una gran variedad de materiales de desecho, tales como: ollas de cocina, llaves oxidadas, máquinas de escribir, las luces de un auto y otros metales con los que esculpe varios tipos de animales e insectos. Sus esculturas se realizan sin el uso de soldadura. Edouard logra encajar cada componente en su lugar, como si armara las piezas de un rompecabezas al azar.

Cada obra está cuidadosamente montada, después de haber elaborado varios dibujos detallados, según el artista, este proceso requiere una cantidad suficiente de tiempo para llegar desde la idea de la realización, pero realmente vale la pena todo el esfuerzo. Disfruten!

También te puede interesar:

Esculturas de alambre por Derek Kinzett