En la Navidad pasada, el fotógrafo con sede en Nuevo México Wes Naman y su ayudante Joy Godfrey, fueron a envolver regalos al estudio fotográfico, cuando Godfrey comenzó a ponerse un pedazo de cinta adhesiva en la nariz, que lo dejaba en una posición graciosa e incómoda, inmediatamente Naman aprovechó para tomarle algunas fotografías.

Lo que no esperaban, era que esta estupidez iba a dar paso a la creación de un nuevo y divertido proyecto llamado “Scotch Tape”, una maravillosa serie de retratos distorsionados, los cuales están cubiertos completamente con cinta adhesiva, hasta el punto en que los personajes parecen transformarse en zombis. Disfruten!

Vía: wired

También te puede interesar:

Dismorfobina: Un Proyecto Fotográfico de Natalia Pereira

Suscríbete a nuestro RSS o vía Email para recibir nuestras actualizaciones.

También nos puedes seguir en:  Facebook – Twitter y G+